Limitaciones de la paradoja de la igualdad de género

by Casandra Burd, M.Sc. Neuropsicología cognitiva, Universidad de Kent

Casandra Burd

Es completamente sensato pensar que si viviéramos en una nación con más igualdad de género, habría más mujeres trabajando en STEM.

A menudo se asume que si los hombres y las mujeres son percibidos como iguales, el equilibrio de mujeres que ocupan puestos en el campo STEM estaría a la par con los hombres.

Sin embargo, según un estudio publicado en Psychological Science de APS, este no es el caso. Parecería que existe una “paradoja de la igualdad de género” que existe en naciones que se sabe que desalientan la igualdad de los sexos (Stoet & Geary, 2018).

Por ejemplo, en países como Argelia, donde las mujeres a menudo enfrentan discriminación laboral, el 41% de los graduados universitarios en los campos STEM son mujeres, mientras que en países como los EE. UU., La proporción de mujeres en STEM es mucho menor (Stoet & Geary, 2018) .

En Jordania, las carreras de ingeniería están compuestas por un 40% de mujeres, mientras que en los EE. UU. Solo representan el 19% (Mastroianni & McCoy, 2018). La implicación es que cuando las mujeres están empoderadas en países que promueven la libertad de elección y la autonomía total, es menos probable que elijan los campos STEM como su carrera deseada. ¿Cuáles podrían ser las posibles razones de esta correlación negativa?

Uno de los supuestos tiene que ver con países con igualdad de género que alientan a las mujeres a ejercer cualquier ocupación que prefieran, o trabajar donde sea que estén sus fortalezas.

En la mayoría de los países, los hombres tienden a sobresalir en áreas relacionadas con las matemáticas / ciencias, mientras que las mujeres sobresalen más en lectura y comprensión (Khazan, 2018). Según las estadísticas, el 24% de las niñas mencionó la ciencia como su asignatura más sólida, mientras que el 38% de los niños dijo que la ciencia era la asignatura más sólida.

En cuanto a lectura y comprensión, el 51% consideró la lectura como su mejor asignatura, mientras que solo el 20% de los chicos sobresalieron en lectura (Khazan, 2018). Este hallazgo no solo genera preguntas sobre las diferencias culturales, sino también sobre las diferencias biológicas.

¿Podría ser que las mujeres simplemente no estén interesadas en seguir STEM? Esto podría ser una posibilidad, pero también podría ser que las mujeres no estén motivadas para seguir carreras STEM debido a la discriminación que probablemente encontrarán en el proceso. La falta de interés podría deberse más al ambiente tóxico y hostil que es perpetuado por una cultura dominante de hombres en lugar de un mero desinterés por las matemáticas y las ciencias.

Por lo tanto, puede ser inexacto atribuir la falta de mujeres en STEM a diferencias biológicas. Además, a una edad temprana, a menudo se persuade a las niñas para que participen en juegos que cumplen el papel tradicional femenino de criadoras, mientras que a los niños se les empuja hacia temas más desafiantes que con frecuencia involucran juegos relacionados con la ciencia y la ingeniería. En última instancia, esto arroja luz sobre la noción de que el medio ambiente juega un papel destacado en los intereses de hombres y mujeres.

Otro supuesto es que los países con menos igualdad de género brindan menos apoyo a las mujeres que no asumen los roles tradicionales de género, sino que desean seguir una carrera. Debido a la falta de apoyo y seguridad financiera, las mujeres pueden gravitar hacia las profesiones STEM debido al hecho de que producen resultados financieros superiores (Khazan, 2018).

Esto podría ser parcialmente cierto, pero sería impreciso suponer que las mujeres en países con menos igualdad de género creen que una profesión STEM es su única opción. Esencialmente, esto crea la narrativa estereotipada convencional de que la única razón por la que las mujeres eligen seguir una carrera en STEM es porque creen que es el único camino verdadero hacia el éxito. Además, perpetúa la suposición errónea de que las mujeres simplemente no están interesadas en las materias STEM; o peor aún, que no son tan competentes como sus homólogos masculinos.

En resumen, es importante señalar que podría haber posibles factores de confusión y limitaciones que no se consideraron en estos estudios; Es evidente que se deben realizar más investigaciones para comprender mejor la razón de ser de este fenómeno.

Sin embargo, es un concepto interesante que las mujeres puedan estar menos inclinadas a ingresar a los campos STEM en naciones que abogan por la igualdad de género. Quizás el género y la cultura se influyan mutuamente de maneras aún por descubrir. A pesar de esto, está claro que las mujeres que desean seguir una carrera STEM enfrentan barreras insuperables que les impiden hacerlo.

Según la investigación, hay una mayor cantidad de mujeres que sobresalen en matemáticas y ciencias que la cantidad de mujeres que terminan con títulos STEM (Stoet & Geary, 2018). El punto no es tanto si las mujeres están interesadas en STEM, sino más bien hacer que sus actividades deseadas sean más alentadoras y fácilmente accesibles para aumentar la probabilidad de éxito.

No hay duda de que las mujeres tienen mucho que aportar, ya sea en los campos STEM o no relacionados con STEM, y que debemos eliminar las barreras que ignoran los logros de las mujeres y obstaculizan su éxito. Las mujeres deben poder seguir sus elecciones profesionales deseadas sin temor a que no haya lugar para el avance y sin las presiones sociales que intentan influir en las mujeres en las decisiones que por derecho les corresponden.